Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

jueves, 14 de abril de 2016

GENES DEL TRIGO ANTIGUO PARA GARANTIZAR EL FUTURO TRIGO MODERNO

GENES DEL TRIGO ANTIGUO PARA GARANTIZAR EL FUTURO TRIGO MODERNO

Según los investigadores, las variedades de trigo actuales tienen un mayor rendimiento y mejor calidad, pero debido a la falta de variedad genética son más vulnerables al cambio climático y a diversas enfermedades. Por ello consideran que es importante analizar las variedades antiguas para mejorar la tolerancia a la sequía o la resistencia a las nuevas enfermedades.

Los genes del trigo antiguo pueden servir para garantizar el futuro trigo moderno, la explicación es la siguiente: según el análisis genómico realizado a 295 variedades de trigo, usando unos 34.000 marcadores de ADN, existe una gran diversidad genética que no está presente en las variedades actuales de trigo.

El monocultivo intensivo y la selección de sólo aquellas especies que eran más viables comercialmente mejoraron algunas características de los actuales cultivos, pero provocaron la desaparición de otras que actualmente pueden ser interesantes para garantizar el futuro de las producciones del trigo moderno.

Los expertos explican que la sequía y las enfermedades causan a la industria agrícola cuantiosas pérdidas económicas, y el cambio climático podría empeorar esta situación, por lo que es necesario buscar soluciones y estas se encuentran en la genética.

El ADN El genoma del trigo, concretamente la variedad Triticum aestivum, fue descifrado hace unos años. Gracias al mapa genético del trigo en su forma doméstica se han podido conocer más detalles sobre su evolución a partir de estas variedades ancestrales que ahora se analizan, algo que se anunció como importante para poder diseñar nuevas variedades, capaces de soportar los cambios que se producirán en el clima en las próximas décadas.

El 80% del mapa genético del Triticum aestivum se compone de secuencias repetitivas contendidas en 42 cromosomas, pero dado que se trata de un genoma hexaploide, contiene seis copias de cada cromosoma, por lo que se podría decir que el conjunto se reduce a siete cromosomas.

Gracias a los 42 cromosomas, esta variedad de trigo se podía cultivar en cualquier parte del mundo por su capacidad para poder adaptarse a condiciones climatológicas y ambientes distintos. La información proporcionada por los investigadores de la Universidad de

Según los responsables de la secuenciación genética, muchos genes ancestrales están presentes en el genoma, pero han sido silenciados debido a la domesticación del cultivo y a los cruzamientos que se han realizado a lo largo de la historia desde que se inició la tarea de domesticación.

Según la nueva investigación, algunos genes no fueron silenciados, simplemente no están presentes en las actuales variedades de trigo, por lo que el trabajo podría contribuir a mejorar aún más las características del actual trigo y de las nuevas variedades que se podrían desarrollar. Para los expertos no hay duda de que la diversidad en las cepas ancestrales del trigo podrían ser la clave para su futuro.

El trabajo tiene como base la labor realizada por Nikolai Vavilov, el botánico y genetista ruso quien recopiló cientos de semillas por todo el mundo para combatir el hambre en Rusia -y acabó muriendo desnutrido en prisión en 1943-. Durante el año 1900 este investigador se dedicó a viajar por el mundo recopilando semillas de trigo que fueron almacenadas en un banco de semillas del N.I. Vavilov Institute of Plant Genetic Resources (Instituto de recursos fitogenéticos N.I. Vavilov).

Los investigadores australianos realizaron un primer análisis de un total de 295 variedades de trigo, revelando una enorme diversidad de genes que no están silenciados ni presentes en las actuales variedades.

Los expertos explican que hay una gran diversidad genética en estado latente en los bancos de semillas, por lo que sería interesante descubrir la gran diversidad genética existente y utilizarla con los cultivos actuales.

FUENTE: Noticias AgroPecuarias