Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

martes, 08 de noviembre de 2016

8 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL DE LA DISLEXIA

8 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL DE LA DISLEXIA

La maniobra de los psicólogos ñoquis de la ANEP dejó al desnudo las fallas que existen en el sistema educativo (atrasos en la atención y falta de diagnóstico) para tratar a los niños y jóvenes con problemas de aprendizaje, como, por ejemplo, aquellos que padecen dislexia.

Esas carencias del sistema quedan en evidencia en la investigación “Programas de intervención en trastornos de lectura”, realizada por el experto en problemas de aprendizaje y vicerrector de la Universidad Católica, Ariel Cuadro, junto a Vivian Singer, investigadora del departamento de Psicología de Desarrollo y Educación. El estudio señala que en Uruguay el diagnóstico de los problemas de aprendizaje se realiza de forma tardía y agrega que el tratamiento se realiza por fuera de los centros educativos, cuando lo mejor sería hacerlo dentro de estos.

Cuadro manifestó a El Observador que, según otra investigación de su autoría, el 17% de los alumnos de Montevideo que cursan entre cuarto y sexto de escuela poseen las características propias de un disléxico. Pero en el mundo, el guarismo en promedio apenas llega a 4%.  

Sin embargo, Cuadro advirtió que esta diferencia se explica porque muchas veces los niños provenientes de contextos socioculturales vulnerables poseen características de disléxicos, sin serlo.

La dislexia es un trastorno neurobiológico, que afecta el desarrollo académico del alumno en todos los aspectos, no solo en lo que tiene que ver con el lenguaje.

Por esta razón, “lo importante es intervenir cuanto antes, de forma intensa y desde la clase y con los maestros”, aseguró Cuadro.

En este sentido, el experto adelantó que uno de los grandes problemas que enfrenta Uruguay para tratar estos casos es que el diagnóstico de esos alumnos se hace tarde en el tiempo, y, cuando deben ser tratados, no se los atiende dentro del centro escolar, sino por fuera de este. “Cualquier chico con problemas de aprendizaje en Uruguay tiene que abordar su dificultad de aprendizaje fuera del aula escolar. Lo que implica que, además de ir a la escuela, debe concurrir a un espacio de reeducación”, dijo.  Esto lleva a que la intervención de psicopedagogos sea muy limitada, de apenas una o dos veces semanales.

Cuadro comparó esta realidad con la de Finlandia, uno de los países donde se obtienen resultados más exitosos en este rubro. Explicó que, en ese país, la intervención con los especialistas se hace en el centro escolar y de forma intensa, con tratamientos de ocho a 10 horas semanales. Además, los primeros diagnósticos se realizan cuando el niño está en edad preescolar, no como en Uruguay, que muchas veces se llevan a cabo recién en Secundaria.

Por esta razón, apuntó que, en Uruguay, lo que se hace es una intervención compensatoria, con el fin de que el trastorno no afecte tanto, pero no se trabaja sobre el mejoramiento del alumno. Explicó que si el problema de aprendizaje se detecta a tiempo, los resultados pueden ser muy buenos y la dificultad puede pasar desapercibida.

Además de dejar en evidencia las carencias en el diagnóstico de los alumnos con dificultades de aprendizaje, la situación en la Unidad de Diagnóstico Integral implicó también un retraso considerable en la atención de esos escolares.

FUENTE: EL OBSERVADOR