Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

lunes, 10 de julio de 2017

ADAPTAN TRAMPA DESTINADA AL CONTROL DE LA MOSCA DE LOS CUERNOS

ADAPTAN TRAMPA DESTINADA AL CONTROL DE LA MOSCA DE LOS CUERNOS

Así lo demostró la Dra. Cecilia Miraballes, integrante de la Plataforma de Salud Animal del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), que hizo su maestría en INIA “La Estanzuela” evaluando una trampa de paso para el control de la mosca de los cuernos.
La trampa permite un control sustentable de la mosca de los cuernos, con una eficacia de captura de 86 % y se siguió el modelo de Tozer y Sutherst que la crearon 1996, aunque se le hicieron algunas modificaciones para permitir un armado más fácil y reemplazo de partes de la malla cuando se deteriora.
Tras probarse con éxito en dos predios comerciales con resultados alentadores, hoy la firma Wualmur Productos Veterinarios será la que comercializará esta nueva herramienta, con un costo que para un tambo de 250 vacas se amortizará en tres años, contando el mantenimiento. “Estas trampas ya están estudiadas en el mundo, pero lo que es difícil es su implementación. Al Uruguay no habían llegado, pero en Australia están muy difundidas y se utilizan bastante, al igual que en Estados Unidos”, explicó Miraballes 

Usando el ingenio “a la uruguaya”

Las modificaciones realizadas en Uruguay al modelo de Tozer y Sutherst fueron para permitir un armado fácil armado y el reemplazo de partes de la malla en caso de deterioro. En términos generales consiste en un túnel cuya estructura de soporte está hecha con caños galvanizados, cubierto con un toldo translúcido (malla para invernáculos 50 mesh) y un pasillo central para permitir el tránsito del ganado. Este pasillo central está dividido en tres compartimentos a lo largo del túnel que se separan por cortinas verticales (de diferente longitud) y cortinas horizontales que actúan como “cepillos” para espantar a las moscas que se encuentran sobre el animal.
La entrada al compartimento 1 no lleva cortinas horizontales. 

FUENTE: El PAÍS