Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

jueves, 03 de agosto de 2017

LA COMIDA DEL FUTURO

LA COMIDA DEL FUTURO

La receta de tu próxima comida podría estar conformada por ingredientes que ni te imaginarías serían la base de la industria culinaria del futuro: un grupo de científicos creó comida nutritiva a partir de electricidad, agua, dióxido de carbono y microbios. 

Investigadores finlandeses crearon un lote de proteínas de unicelulares suficientemente nutritivas como para servir una cena, utilizando un sistema alimentado con energía renovable, según informó el portal Futurism. La comida sintética fue creada como parte del proyecto Foor From Electricity, una colaboración entre la Universidad Tecnológica de Lappeenranta (LUT) y el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia.

Después de exponer los ingredientes a la electrólisis en un aparato llamado “bioreactor”, el proceso formó un polvo que consiste en 50% de proteínas y 25% de carbohidratos. La textura también puede modificarse alterando los microbios utilizados en la producción, lo que podría sugerir que se podría fabricar materias primas símiles a las de muchas comidas de hoy en día. La siguiente etapa, según explicó en un comunicado Juha-Pekka Pitkänen, científico principal en VTT, es optimizar el sistema porque, actualmente, un biorreactor del tamaño de una taza de café tarda alrededor de dos semanas en producir un gramo de la proteína.

Microbios ecoamigables

Los investigadores calculan que se tardará alrededor de una década en que el sistema sea más eficiente y más rápido para convertir los ingredientes en comida nutritiva.  “Tal vez 10 años sea un marco de tiempo realista para alcanzar la capacidad comercial, en términos de la legislación necesaria y la tecnología de procesos”, señala Pitkänen.

El potencial impacto positivo de este sistema de creación de alimentos es bastante grande, pues podría ser utilizado de dos maneras:

Como fuente de alimentos en áreas que no tienen condiciones adecuadas para desarrollos agrícolas (zonas desérticas secas o congeladas, por ejemplo). “La tecnología puede ser transportada a, por ejemplo, desiertos y otras áreas que enfrentan hambruna, proporcionando una fuente de alimentos baratos y nutritivos”, dicen los investigadores. Además, “no requiere que en el lugar se den condiciones adecuadas para la agricultura, como la temperatura, humedad o un cierto tipo de suelo”.

Como medio para disminuir las emisiones globales de gases de efecto invernadero, resultados de la producción de alimentos como las carnes o los cultivos que dejan una pesada huella de carbono en su producción. La industria cárnica agrega entre 14% y 18% de gases contaminantes al planeta cada año.

FUENTE: LR 21