Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

viernes, 29 de setiembre de 2017

MGAP PREPARA LOS DETALLES PARA LA AUDITORÍA DE JAPÓN

MGAP PREPARA LOS DETALLES PARA LA AUDITORÍA DE JAPÓN

Se cumplirá entre el 17 y el 20 de octubre próximo.

La nueva misión estará conformada por un subcomité de expertos que recorrerá una planta frigorífica, una oficina departamental del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca para revisar documentación vinculada con el control de la sanidad y las certificaciones, pero también llegarán a revisar un establecimiento dedicado a la ganadería, para ver la forma en que se produce carne bovina en Uruguay.

Todos esos datos ayudarán a que las autoridades sanitarias niponas evalúen más a fondo la situación de Uruguay, donde no hay casos de fiebre aftosa, ni circulación viral desde hace 16 años, pues la última epidemia de fiebre aftosa fue en 2001.

Más allá de que los técnicos revisen y requieran información sobre las condiciones de procesamiento de la carne en la industria frigorífica, sobre los controles sanitarios y las certificaciones de la Dirección General de Servicios Ganaderos y sobre la producción de bovinos para su posterior faena, los servicios sanitarios oficiales podrán aportar información adicional si es requerida para que se termine de conformar el “análisis de riesgo”, paso previo a la decisión política de habilitación final.

El proceso para la habilitación de Japón, en este caso para carne vacuna fresca, desosada y madurada, está muy adelantado y llevar varios pasos, al igual que sucedió con Corea del Sur, otro de los mercados con altas exigencias donde las carnes bovinas uruguayas, desosadas y maduradas, están admitidas.

La visita de una nueva auditoría de Japón fue anunciada el mes pasado por las autoridades del MGAP, que son optimistas en lograr la habilitación final en el corto plazo.

Hasta ahora Uruguay sólo está habilitado para entrar con productos termo procesados y carne vacuna cocida en el mercado nipón, dejando atrás los años de bonanza donde los importadores de ese país se llevaban productos como algunos músculos del pecho del bovino, por los que pagaban buenos valores. La diferencia es que, hasta el 2000, Uruguay fue reconocido por el mundo como libre de fiebre aftosa sin vacunación, lo que posibilitaba exportar otros subproductos, además de carne, que valorizan la res entera que procesa el frigorífico.

Ahora, a partir de la habilitación, la industria tendrá que volver a armarse el mercado según los requerimientos de los importadores, pero la gran esperanza está dada en que Japón pueda acaparar varios cortes de alta calidad procedentes de ganado terminado a granos, pues sus consumidores —además del turismo de elite— están acostumbrados a un grado de grasa intramuscular alto.

FUENTE: El País