Educampo Educampo Educampo Educampo
Resultados 2016

miércoles, 24 de junio de 2009

Operación achique

Operación achique

–Fue increíble. La vaca estaba al costado del camino, pastando… ¡y de golpe avanzó sobre la camioneta y la embistió! La ventanilla delantera derecha estalló en mil pedazos y mi vieja no se cortó de milagro –narré yo.

–¡Qué curioso! ¿Qué le habrá pasado al animal? –preguntó Leonel, intentando hallar una explicación a la conducta del bovino.

–A mí no me pregunten. Yo nunca vi una vaca –dijo Alberto con cruda franqueza. Tenía 20 años y se había criado en Pocitos.

Muchos niños urbanos ignoran que el buzo que los abriga proviene de la lana de la oveja y que la hamburguesa que devoran es producto de una cadena productiva que tiene su primer eslabón en la ganadería.

Pese a los esfuerzos del sistema educativo, de los organizadores de eventos agropecuarios abiertos al público en general, de los artistas que reflejan la vida en el campo y de muchos productos de comunicación que difunden contenidos rurales, ése es el estado de desconocimiento de un conjunto numeroso de niñas y niños uruguayos.

Esta realidad puede sorprender a muchos, pero muchos, también, son concientes de su existencia y de sus consecuencias sociales.

Desde su fundación, en el país existe "una brecha muy grande entre el campo y la ciudad, entre lo rural y lo urbano. Una brecha no solo en términos de población, sino (también) de información en temas sociales, económicos y culturales", se lee en la Introducción de "Sembrando conciencia agropecuaria", un documento del proyecto Educampo, impulsado por diez jóvenes cuyo objetivo es disminuir esa brecha.

Plan piloto 2009

Educampo apunta a que "el campo, su gente y su producción sean valoradas no solo por su peso cultural y económico, sino también como un medio más de trabajo y desarrollo del país". Y el foco de esta iniciativa son los niños.

El objetivo general del emprendimiento es "aportar al programa educativo básico de nuestro sistema una visión práctica y vivencial del campo, su producción y su gente. Aportando al desarrollo comunitario, recreativo y educativo de las escuelas participantes".

La meta para 2009 es ejecutar un plan piloto con diez escuelas montevideanas ubicadas en diferentes contextos socioeconómicos. En 2010 se procurará abarcar treinta centros escolares capitalinos. "Y luego continuar creciendo, para llegar a nivel nacional", dijo Lorenzo Silva, coordinador general de Educampo, a El País Agropecuario.

Silva explicó que se realizarán "cuatro módulos de ocho talleres. Se trabajará con juegos y dinámicas, como por ejemplo un puzle y una búsqueda del tesoro. Se inculcará la idea del campo, del trabajo agropecuario y de su gente. Y se tienen en cuenta las distintas edades escolares", adaptándose los contenidos y los métodos a ellas.

En la primera etapa del emprendimiento se trabajará con dos grupos etarios: 1) de cuatro y cinco años y 2) de seis y siete años. En el primer caso, predominará claramente el enfoque lúdico: "Se mostrará la realidad por medio del juego". En el segundo grupo, además de los elementos lúdicos, se coordinará con el Plan Ceibal. Silva señaló que "la idea es que la computadora sea un disparador de conciencia agropecuaria que se extienda del niño a todo el núcleo familiar".

La socióloga Matilde Casabó, que se desempeña en el área de responsabilidad social del proyecto, manifestó a El País Agropecuario que se procurará involucrar simultáneamente "a los niños, a las maestras y, eventualmente, a la dirección de los centros escolares, para que cada uno de ellos se convierta en un difusor de los contenidos".

Casabó puntualizó que "Educampo, obviamente, no va a imponer un plan educativo" sino que "se acompasará al plan de la escuela".

Un ejemplo de la metodología que se utilizará es formular la pregunta "¿De dónde viene la carne que está en el supermercado?" como punto de partida para recorrer todos los eslabones de la cadena cárnica.

Respecto de la gente del campo, la socióloga expresó que se informará a los escolares sobre los distintos tipos de productor agropecuario y de trabajadores rurales: "Si les presentamos únicamente el estereotipo del hombre que viste bombachas y sombrero, si el niño no lo ve en la calle en el sitio donde vive, la brecha entre campo y ciudad se ampliará, en vez de acortarse".

Esfuerzo y profesionalización

Educampo obtuvo el año pasado la "mención especial" en el 4º Concurso Latinoamericano de Proyectos Juveniles Rurales, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Red Latinoamericana de Juventudes Rurales (Relajur).

Lorenzo Silva destacó el apoyo que brindan al proyecto el Instituto Nacional de Carnes (INAC), el Instituto Plan Agropecuario (IPA), la Federación Rural del Uruguay (FRU), Radio Rural y Seragro. Otros apoyos se hallan en proceso de trámite al cierre de esta nota.

Matilde Casabó subrayó "el esfuerzo que los voluntarios del proyecto realizan desde noviembre de 2008" y "la profesionalización de los voluntarios" en los temas a manejar y en la metodología didáctica, pues –además de sus conocimientos previos– se implementan actividades formativas e informativas específicas para el grupo de jóvenes que integran Educampo.

Al tiempo que cumplirán los roles educativos previstos en el proyecto, el coordinador general de Educampo enfatizó que "también nosotros vamos a aprender. Vamos a aprender mucho de los niños".

EL ELENCO

El equipo de Educampo está integrado por:

Lorenzo Silva. Coordinador general del proyecto. Oriundo de Melo. 31 años. Ex presidente de la Federación Rural de Jóvenes (FRJ). Es administrativo en la Compañía de Inversiones Montevideo.

Claudia Rafaniello. Socióloga. Montevideana. 26 años. Trabaja en el área metodológica y de gestión. Además, se desempeña en el Programa de Integración, Pobreza y Exclusión Social de la Universidad Católica "Dámaso Antonio Larrañaga" (UCUDAL) y en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Pablo Acosta. Estudiante de primer año de Veterinaria. Nacido en Sauce. 20 años. Actúa en la comisión lúdica del proyecto. Integra la FRJ.

María Eugenia Capucho. Cursa tercero en la Escuela de Administración. Oriunda de Paso de los Toros. 22 años. Actúa en el área administrativa. Integra la FRJ. Trabaja en la administración del Programa Ganadero del MGAP.

Andrés Ramírez. Cursa primer año de Veterinaria. Montevideano. 20 años. Actúa en la comisión lúdica. Es animador de fiestas infantiles.

Matilde Casabó. Socióloga. Nacida en Dolores. 26 años. Trabaja en el área de responsabilidad social del proyecto. Es consultora en el Instituto de Desarrollo Local de la UCUDAL.

Mattia Acosta. Estudiante de segundo año de Veterinaria. Oriundo de Flores. 23 años. Actúa en el área de responsabilidad social. Miembro de la FRJ.

Marcela Pérez. Estudiante avanzada de Psicología. Nacida en Florida. 26 años. Integra la comisión lúdica. Trabaja en un restaurante.

María Eugenia Correa. Técnica en Educación Inicial. Oriunda de Salto. 24 años. Actúa en la comisión lúdica. Trabaja en un jardín de pre-escolares.

Nicolás Viera. Cursa segundo de Veterinaria. Nacido en San José. 21 años. Trabaja en el área de financiamiento del proyecto.

PARA COLABORAR

Las empresas, organizaciones de diverso tipo y personas interesadas en colaborar con Educampo pueden contactarse por estas vías:

educampo.uy@gmail.com

(099) 157-899 (Lorenzo Silva)

Fuente: El País